La botella Nº 128: “El peligroso Juego de Patriotas”

GPS

Era una apacible mañana del pasado mes de junio cuando el capitán de un barco mercante ubicado en el puerto ruso de Novorossiysk avisó incrédulo a otros barcos cercanos que su GPS los situaba en un lugar equivocado, concretamente a más de 32 kilómetros tierra adentro en un pequeño aeropuerto. Y la gran sorpresa fue que sus señales AIS, que se usan para identificar de forma automática los buques, colocaban a todos dentro del mismo aeropuerto “Gelendjik”. Decenas de buques también fueron afectados. La inteligencia naval estadounidense llegó a la conclusión que se trató del primer caso documentado de “GPS SPOOFING”, es decir, falsificación de señales GPS. Lo que pasó en el Mar Negro prueba claramente que un dispositivo externo es capaz de causar una falsificación generalizada de la señal GPS. Parece ser que “nuestros socios rusos” se han pasado de la raya, divirtiéndose y jugando un poco.

Sigue leyendo

Anuncios

La botella Nº15. El misterio del vuelo MH370: ¿pudo ser hackeado el Boeing 777-200 como un Jeep Cherokee?

boeing

Hace unos días en la playa de la Isla francesa Reunión al sur del Océano Índico se han encontrado una pieza del avión, una maleta y dos botellas, una con inscripciones en chino y otra en indonesio. Finalmente se confirmó que se trataba de un fragmento del alerón del Boeing 777-200 del vuelo MH370, desaparecido misteriosamente en el marzo del año pasado. Hasta hoy, a pesar de numerosos recursos humanos y materiales, y más de cien millones de euros invertidos, la investigación permanecía prácticamente en punto muerto.

Como en cualquier trama detectivesca el primer avance se debe a la suerte circunstancial. En este caso el hallazgo ha sido posible ya que el alerón del Boeing está fabricado de un compuesto sintético, es ligero y flota. Su estructura interna de fibra de carbono es muy resistente, arrancado de cuajo contiene valiosa información. Las modernas técnicas de investigación permitirán averiguar si el avión se desintegró en el aire, si hubo o no una explosión, o el aparato se estrelló sobre la superficie del mar. Incluso a qué velocidad. Importantísimos son también los pequeños crustáceos pegados al alerón. Su especie, su edad y procedencia podrán ayudar a la localizar otras piezas del avión siniestrado, indicando el trayecto que han recorrido y el tiempo que han permanecido en el agua.

Sigue leyendo