La botella Nº 80: “La historia de la habitación número 106”

Restaurant d'hiver Guillaume De Laubier

Hôtel Le Bristol Paris

El hotel “Le Bristol” de París está situado en uno de los barrios más exclusivos de la capital francesa. Su historia comenzó con la construcción de la Plaza de la Concordia y la modernización de los Campos Elíseos. El terreno extenso donde está ubicado actualmente el edifico fue vendido por El Duque de Noailles a un empresario del Rey Luis XV quién construyó ahí un hotel. La Condesa de Damasco adquirió la propiedad años más tarde y luego se lo legó a su hija, la viuda del Conde Charles de Vogüé.

En 1829 “El Hotel de Vogüé” (así se llamaba entonces el hotel “Le Bristol”) fue vendido al controvertido Conde Julio de Castellane que llevó a cabo una espléndida decoración interior del hotel. El excéntrico mecenas, partidario del amor libre y patrocinador del arte dramático, el Conde de Castellane mandó a construir su propio teatro privado en el hotel. Con sus elegantes fiestas el hotel se convirtió en un lugar de citas glamurosas de la alta sociedad parisina. Con los años la fortuna del propietario se esfumó junto con la imagen lujosa del hotel. Los herederos del Conde de Castellane estaban deseosos de deshacerse de la descuidada pertenencia y se lo vendieron después de la I Guerra Mundial al hijo de los propietarios del restaurante “Le boeuf à la mode”. Él se llamaba Hippolyte Jammet. Y con su nombre está relacionada la enigmática historia de la habitación secreta número 106. Una desconocida historia de horror, de valor, de amor y de concordia

Sigue leyendo

Anuncios