La botella Nº 95: “La UE 2016: Francia y Polonia en pie de guerra”

francia-y-polonia

Vergüenza ajena siento yo viendo cómo se están comportando los países que forman parte de la Unión Europea. Por si no habéis enterrado hay una guerra fría a pequeña escala entre Francia y Polonia, después de que el nuevo Gobierno conservador de Ley y Justicia (PiS) decidiera romper la semana pasada un contrato con Airbus por la compra de 50 helicópteros Caracal, valorado en unos 3.000 millones de euros. Tras conocer la decisión, el presidente francés, François Hollande, decidió cancelar la visita de Estado a Polonia programada en un principio para el próximo 13 de octubre, junto a su ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian. Francia habla ahora de revisar todos los programas de cooperación militar franco-polaca, por lo que consideran un golpe político, una navajazo a la espaladas de la UE. El Ejecutivo galo acusa al Ejecutivo polaco de ser un “pasajero clandestino” en la UE. Ver para creer…

Sigue leyendo

Anuncios

La botella Nº 52: Liberté, Égalité, Fraternité…

https://i2.wp.com/i.kinja-img.com/gawker-media/image/upload/s--Q6vjEe6O--/c_scale,fl_progressive,q_80,w_800/1521826009811953325.jpg

Han pasado casi dos semanas desde los atentados de Paris y todavía el dolor, la rabia y el deseo de venganza atormentan los corazones de muchos parisinos de nacimiento y de adopción. Paris es mucho más que la capital de la república francesa. Es una ciudad de referencia para la cultura occidental contemporánea. Es la cuna del amor, del pensamiento libre y de la expresión artística en todas las facetas imaginables del género humano. Paris no deja indiferente a nadie. Amado por su exuberante majestuosidad y odiado por su indiferente arrogancia, tacaño y generoso al mismo tiempo, atrae pensamientos y aflora sentimientos en cualquier parte del mundo.

Con el paso de tiempo entendemos que no hay vida, no hay paz, no hay satisfacción en una simple venganza. Haciendo sufrir a otras personas sólo porque nosotros hayamos sufrido nos iguala a nuestro enemigo. Pero el legítimo derecho a la defensa colectiva es otra cosa.

Sigue leyendo