La botella Nº 153: “el nuevo año 2019: tal y como lo veo yo”

feliz-ano-nuevo-2019

En el pleno crisol del siglo XIX el famoso escritor francés Gustave Flaubert dijo que el futuro nos tortura y el pasado nos encadena. Y se nos escapa el presente. Los psicólogos y los filósofos nos aconsejan vivir el único momento donde se producen los cambios que es el presente. Sin menospreciar el profundo sentido de semejante propuesta, me gustaría hoy hacer mi pronóstico para el 2019. ¿Tomarán las cosas el peor rumbo posible o triunfará el progreso científico, social y cultural, basándose en los avances económicos y políticos? Ninguna de las dos opciones se rige por el principio de realidad. He aquí mi apuesta personal.

Economía: la histeria de los mercados ante la llegada de la recesión con el aplanamiento de la curva de tipos de interés, se basa en los datos estadísticos de la curva de tipos de los bonos de deuda pública estadounidense. Con su aplanamiento anuncia la inminente inversión y la posterior recesión económica. La lógica económica implica que los bonos de largo plazo ofrezcan mayores rentabilidades que los de corto plazo. Las ocho recesiones que han tenido su origen en Estados Unidos desde 1960 han venido precedidas por una anomalía en la curva, según la cuál los bonos de corto plazo (2 años) se han comerciado con retornos más elevados que los de largo plazo (10 años). En otras palabras, el corto plazo es más rentable que el largo, que contradice al sentido común.

No pongo en duda este indicador, pero hay que tener en cuenta que los bancos centrales (y la FED en primer lugar) han distorsionado por completo con su QE los fundamentos de la economía real. El aplanamiento de la curva de rendimientos en Estados Unidos ha perdido su capacidad de predicción porque ya no refleja la temperatura fidedigna del entorno económico. Aun así para los que defienden que la curva de rendimientos ha sido y será el indicador más fiable de recesiones, quiero subrayar que el aplanamiento no significa la inversión y que teniendo en cuenta los efectos de la QE no es tan preocupante. NO HABRÁ RECESION EN 2019.

Política: los peligros para la economía china son muy importantes. Y no es casual el momento que eligió Trump para librar su guerra comercial contra el imperio del cielo. De cómo se resolverá el conflicto comercial entre Estados Unidos y China dependerán las tasas de crecimiento de la economía mundial en su conjunto. Creo que Estados Unidos ganará esta batalla, pero las consecuencias de la primera guerra comercial del siglo XXI serán perores para medio y largo plazo. Los imperios derrotados no olvidan sus derrotas. Y buscarán su revancha. Exactamente lo que pasó en Rusia y lo que el Occidente no supo evitar.

El papel de Rusia será dual como casi siempre: por una parte su lucha por el dominio geopolítico mantendrá en alerta al mundo entero, por otra equilibrará la paz. En efecto, el ganador de la guerra entre EE.UU. y China será Rusia y los saben tanto en Washington, tanto en Pekín. Y no les conviene a ninguno de los dos. Por eso estarán condenados a entenderse, quizás aceptando más las exigencias estadounidenses, los chinos no están atravesando su mejor momento.

Con mucha tristeza veo la prolongación de declive la UE. La aceleración de fuerzas populistas tanto de extrema derecha, tanto de la extrema izquierda debilitará aun más el poder real de la Comisión Europea. Y la culpa la tienen los partidos políticos tradicionales que han basado su actuación en mentiras. El caso de España es muy ilustrativo. El PP llegó al poder con mayoría absoluta en el 2012 con la firme promesa de concluir el desmadre autonómico, hacer cumplir la ley, bajar impuestos y acabar con el desastre económico que dejó Zapatero después de su paso por Moncloa. No cumplieron NADA. El gobierno de Rajoy subió  impuestos brutalmente, endeudó el país de forma tremenda, dejó galopa la corrupción y no supo solucionar el conflicto catalán cuando todavía era posible. Bruselas también despilfarró la confianza de los europeos, no supo resolver la consecuencia de la gran recesión económica, miró al otro lado con el estallido de la crisis migratoria, ignoró la bomba de relojería demográfica, perdió la oportunidad de mantener la Gran Bretaña dentro de la UE y facilitó con su dejadez el fortalecimiento de fuerzas claramente fascistas en el terreno europeo. El precio que pagará Europa será alto: para empezar la UE está perdiendo peso político, económico y cultural a un velocidad tan elevada que pronto podrá cruzar la línea de no retorno. En este caso nuestro futuro será convertirse en una especie de Disneyland, una “Macro Florencia” actual.

¿Significa esto que no veo nada positivo en la UE? En absoluto, muchas cosas las hemos hecho muy bien y por eso digo que todavía no hemos cruzado la línea de no retorno, todavía podemos cambiar el rumbo, evitando la decadencia. Pero el tiempo se nos está agotando y necesitamos otra mentalidad, otros políticos, otras empresas y mucha suerte.

En el 2019 Japón encontrará un nuevo sentido al abrirse al mundo. Será un nuevo destino turístico muy demandado, compartirá el legado Hokusai, Hiroshige y Utamaro, nos sorprenderá con la robótica aplicada a la innovación social y probablemente llegará a firmar el acuerdo de paz con Rusia, resolviendo el largo conflicto territorial.

El mal llamado amplio grupo de países emergentes seguirán creciendo de forma desigual al amparo de la guerra de los grandes, intentando sacar la mejor tajada del choque de intereses y de inversiones tanto chinas, tanto estadounidenses y rusas. Quizás la mayor sorpresa nos preparará Brasil, India y algunos países asiáticos que se aprovecharán del debilitamiento de China.

Progreso: es un conjunto de avances tecnológicos y sociales que cambian el entorno económico y cultural.

Exploración espacial: el 2019 será el año de la nueva etapa de exploración lunar. Los Estados Unidos, Rusia, China, Israel y algunas colaboraciones puntuales de la agencia espacial europea, anunciarán una batería de programas, incluyendo vuelos tripulados a la Luna, exploraciones más avanzadas de su parte oscura, y la utilización de nuestro satélite natural como una base para nuevas exploraciones espaciales.

Medicina y salud: el 2019 será crucial. La nueva medicina personalizada, basada en el conjunto de genética, big data y la inteligencia artificial ampliará los límites de la imaginación y los más ricos vivirán por lo menos unos cien años de media. Pero sobre todo mejorará la calidad física de la vida, el organismo humano tendrá “recambios” y se mantendrá joven más tiempo.

Los nacimientos de bebés con el código genético alterado será una realidad. La intención es muy buena, se aplicará la modificación de la ADN para evitar graves dolencias, pero también servirá para personalizar a golpe de talonario las capacidades físicas y también intelectuales. Lo que quisieron conseguir y consiguieron en parte los Médici con Filippo Brunelleschi, Leonardo Da Vinci, Raffaello, Donatello, Michelangelo Buonarroti, Sandro Botticelli, etc., ahora lo hará alguna Start-Up con dinero y sombras de grandes tecnológicas. ¿Pero conseguirá el mismo resultado y favorecerá el nuevo Renacimiento? ¿O servirá para los nuevos experimentos en aras del florecimiento del IV Reich? La respuesta es compleja: veremos las dos tendencias entrelazadas sin un claro ganador.

Reconocimiento facial y de voz: A finales de 2019 vamos a ser testigos de avances tan espectaculares en estos campos, que será difícil imaginar que se han conseguido solo en un año. Los Smartphone serán otra vez más ganadores de esta carrera, agrupando tanto el reconocimiento de imagen, tanto de voz. Dejaremos de teclear tanto y hablaremos más con nuestros cacharos electrónicos que con nuestros amigos. Y estaremos todos aun más vigilados, observados y escuchados continuamente por el Gran Hermano. El “ojo de Sauron” tendrá ahora también oreja muy dócil. A cambio a la gente en el mundo entero será más fácil averiguar y conseguir cualquier servicio, capricho o dato…salvo aquel que podrá poner en peligro la Torre Oscura de Mordor.

Avances sociales: MeToo, la llamada del feminismo global tendrá una corriente más integradora, más equilibrada y más eficiente. Por una parte se garantizarán los derechos de la mujer en el ámbito laboral y familiar, habrá una intolerancia al uso de la mujer como un mero objeto sexual, se fomentará su presencia en las altas esferas de la vida política, empresarial y científica. Por otra parte el criterio cuantitativo dejará paso al cualitativo, la venganza de género no tendrá ningún sentido y la estupidez humana que resume perfectamente el vomitivo “todes” será separada definitivamente de la justa, necesaria y muy positiva lucha de la mujer por ser tan libre, tan capaz y tan feliz como cualquier hombre.

¡Brindo con mi copa de vino por los 365 días y noches del 2019! Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece más aún por lo que de nosotros mismos nos descubre, que por lo que de él mismo nos da. Por D. Miguel de Unamuno  grandísimo filósofo y escritor español, por nuestros amigos viejos y nuevos, por los que no quisieron, no pudieron o no supieron compartir con mostros la magia de sus corazones también, por todos aquellos que quieren vivir descubriendo la vida ¡Feliz 2019!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s