La botella Nº 146: “El dinero, los suizos y los criptoactivos”

suiza2018

El ruido mediático por el anunciado fracaso de la cumbre de G7 ha mermado la noticia de la semana más importante en términos económicos: Suiza ha rechazado que el Banco Nacional sea el único con poder para emitir dinero. ¿Qué significa en la práctica y por qué es tan importante? Veamos.

El Banco Nacional de Suiza emite billetes y monedas que sólo representan el 10% de la masa monetaria que está en circulación. Del resto se encargan los bancos comerciales. ¿Y cómo lo hacen? A través del “dinero escriptural”, es decir que sólo existe de forma electrónica en una cuenta bancaria, que los bancos comerciales van creando a través de los créditos que aprueban, sea a empresas o particulares, en lugar de utilizar el dinero que sus clientes han depositado en sus cuentas. Resumiendo, la banca suiza seguirá prestando más dinero del que tiene. Decía Voltaire “si alguna vez, ve saltar por la ventana a un banquero suizo, salte detrás. Seguro que hay algo que ganar.”

La reforma del sector bancario suizo según sus promotores hubiese servido mejor para proteger el dinero de los clientes de bancos y prevenir nuevas crisis financieras. Era considerada como una iniciativa radical que implicaba buscar medios alternativos de financiación, afectando sus márgenes de intermediación, y trasladando ese coste a los solicitantes de préstamos. Y si añadimos el fenómeno de Blockchain, sería una reforma que hubiese hecho de este país el primero en tomar una medida de este tipo y que muchos terminaron temiendo que convertiría a Suiza en un laboratorio financiero.

La inmensa mayoría de sectores políticos y económicos del país se oponían a la iniciativa por considerar que debilitaba a los bancos y creaba costes suplementarios que terminarían siendo pagados por los clientes. Y un 75% de votantes escuchó a sus gobernantes, aceptando la argumentación oficial que dicho cambio mermaría la actividad comercial de los bancos (un sector del que depende el 5,6 % de los empleos y el 9,1 % del PIB del país), y que los bancos habrían tenido más dificultades para financiar préstamos.

Asimismo, dijeron que para afrontar los riesgos en los mercados financieros se habían reforzado las exigencias en materia de liquidez y fondos propios de los bancos, particularmente de los de gran tamaño. Además, desde las altas esferas del país se afirmaba que hacer del Banco Nacional de Suiza el único con potestad de emitir dinero amenazaba la independencia de la que debe gozar esta entidad monetaria.

¿Pero quiénes han sido los promotores de la reforma tachada por radical? ¿Y qué objetivo persigan con este referéndum? La propuesta fue elaborada y formulada por un comité compuesto por individuos de diferentes sectores, incluyendo economistas, especialistas financieros, pero también docentes y grupos sindicales, que consiguieron reunir las 100.000 firmas necesarias. El texto sometido a consideración de los ciudadanos suizos daba al Banco Nacional del Suiza (BNS) poderes plenos y exclusivos en materia de creación de dinero, lo que según sus adherentes hubiese tenido el efecto de evitar burbujas especulativas y garantizar la estabilidad financiera del país.

A pesar del fracaso, los coordinadores nacionales insisten que a pesar del rechazo la iniciativa, se generó un amplio debate para “despertar conciencias” en la población sobre el poder que tienen los bancos comerciales gracias a su capacidad de crear dinero. El punto más polémico es la necesidad de una reforma global del sistema bancario por la reglamentación de las criptomonedas.

Si hoy miramos la prensa financiera internacional, la valoración es prácticamente unánime: el pueblo no ha querido que Suiza se convierta en un laboratorio de experimentos en materia de política monetaria. A medio plazo las reformas no prosperaran y las criptomonedas no van a asentarse en el país faro de estabilidad política en medio de un mar de crisis que en realidad no se haya resulto nunca y solamente se ha agravado por la cantidad de deuda acumulada.

Pero quizás los ataques de los poderes facticos de la economía financiera se producen mientras ellos mismos buscan cómo reforzarse en su estrategia de posicionamiento en el mundo de Blockchain y criptomonedas. ¡Desde tachar el mundo de criptomonedas como una estafa piramidal hasta invertir cientos de millones en empresas que son wallets para almacenar criptomonedas! J.P. Morgan ahí, BBVA aquí.

En fin, el banquero que especula con el dinero de los clientes y al que le van mal las cosas, es calificado como de estafador. Aquel que tiene suerte aparece como genio. Esto dijo un gran especulador, filósofo y humanista André Kostolany.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s