La botella Nº 124: “¿Cómo la Universidad de Drexel cambiará el mundo con el MXene?”

Fig. 1_NEW

“MXene” es un nanomaterial clave en actualidad y es el principal componente de los nuevos electrodos que están desarrollando en la Universidad de Drexel. En pocos años esta tecnología permitirá cargar las baterías de cualquier dispositivo móvil, incluido los coches híbridos/eléctricos o cualquier otro  gadget tecnológico en… ¡tan sólo unos segundos!

Con la llegada de Quick Charge 4.0 parecía que la velocidad de carga de los móviles en apenas media hora es lo máximo a que podemos aspirar en los próximos años. Pero estábamos muy equivocados. Comprando con un nuevo descubrimiento, que permite cargarlas en cuestión de segundos, Quick Charge 4.0 se queda obsoleto incluso antes de su maduración comercial.

Los ingenieros de la Universidad de Drexel han creado un nuevo diseño de electrodos para las baterías, utilizando El nuevo electrodo ha sido creado con un material bidimensional llamado MXene, que carga las baterías químicas en cuestión de pocos segundos. Este invento cambiará completamente la industria automovilística, ya que supondría eliminar una de las principales pegas que tienen estos vehículos para hacer viajes largos.

La estructura de MXene está basada en una mezcla de óxido metálico y un hidrogel que permite a los iones que se muevan libremente dentro de la batería conforme ésta está siendo cargada. Este nanomaterial se rodea en una especie de “sándwich” de óxido o metal junto a hidrogel, obteniendo una superficie altamente conductiva y los electrodos de MXene se pueden cargar en decenas de milisegundos. En pocos años esta tecnología se implantará en el tejido industrial productiva y será comercializada a nivel mundial. Su adaptación a las fábricas actuales sería muy sencilla, ya que sólo habría que adaptarse a los nuevos electrodos, ya que el diseño se ha realizado sobre las mismas baterías químicas que usamos en la actualidad. Con estas baterías podemos ver que es posible tener dispositivos con carga ultrarrápida.

Quizá la duda que actualmente inquieta a muchos ingenieros es el dilema entre supercondensadores o nuevos y fiables sistemas de almacenamiento extra para largar la durabilidad e baterías. El MXene se queda a medio camino entre ambas opciones: pronto veremos numerosos dispositivos con carga ultrarrápida y con gran capacidad de almacenamiento, durabilidad y seguridad. Una vez más subrayo que su implantación y comercialización no es muy complicada, su diseño se ha realizado sobre las mismas baterías químicas que usamos en la actualidad. Sólo habría que adaptarse a los nuevos electrodos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s