La botella Nº 92: “Nosotros, ellos y la paradoja de Fermi”

enrico-fermi

La famosa paradoja de Fermi me intriga lo suficiente para dedicarle una botella. El físico italiano Enrico Fermi planteó hace más de medio siglo una interesante pregunta: si en nuestro planeta ha surgido vida inteligente y hay miles de millones de estrellas en la galaxia, también ha podido ocurrir lo mismo en algún otro lugar. Pero, en ese caso, ¿cómo es posible que no hayamos tenido noticia de otras formas de vida inteligente fuera de la Tierra?

Las posibles respuestas básicamente son estas:

  1. las culturas inteligentes se destruyen antes de poder explorar espacio
  2. los seres inteligentes todavía no han llegado hasta aquí
  3. los seres inteligentes están entre nosotros, pero no quieren revelar su presencia
  4. La vida es rara y es una anomalía en el infinito universo

La pregunta no es ninguna tontería. Por el momento, no tenemos certeza ni de que existan ni de que no existan los extraterrestres. Cada uno puede tener una respuesta libre y válida. Personalmente, me gustaría creer que no estamos solos en el Universo. Aunque Hawking piensa que un encuentro con una civilización extraterrestre podría ser violento y acabar muy mal para nosotros, los cierto es que evitar el contacto con los extraterrestres no es una solución. Si son malos y muy avanzados nos encontrarán de todas formas.

No sé si soy muy ingenuo, pero creo en la sabiduría del equilibrio biológico del Universo. Dicho de otra forma, antes de que seamos capaces de viajar por el espacio y/o tiempo, tendremos que pasar determinados filtros. Es muy probable que existan extraterrestres que compartan nuestra tendencia a la violencia y la explotación de los recursos, pero no creo que son capaces a mucho más que nosotros ahora mismo. Así que de momento no es un problema.

También es posible que hay formas de vida mucho más avanzadas que la nuestra capaces viajar por el espacio y tiempo. Probablemente nos han visitado ya. Incluso puedo admitir que por las razones que sean no quieren revelar su presencia. Artefactos extraterrestres pueden existir en el Sistema Solar sin nuestro conocimiento, incluso pueden estar observándonos en nuestro planeta. Pero tampoco me preocupa. Me preocupan menos los extraterrestres y más nuestra propia civilización.

Antes que los extraterrestres malos acaban con nosotros, el propio Universo podrá borrarnos como una enfermedad potencialmente dañina para la vida fuera de nuestro planeta. Probablemente la vida en el universo tiene algún mecanismo de defensa contra los tipos agresivos como nosotros para no propagar “las guerras de las galaxias”.

Quizá no se ha contactado con extraterrestres simplemente porque ellos se han destruido a sí mismos antes de evolucionar lo suficiente. Dicho mecanismo puede consistir en la concordancia del ritmo de los avances en la ciencia y en la política. En cualquier tipo de civilización cuando el desarrollo de las instituciones políticas no es capaz de gestionar los cambios que ofrece la ciencia y ingeniería, se activa el modelo de autodestrucción.

La tecnología que permite la generación de energía, pero produce efectos secundarios para el medioambiente puede acabar con la Tierra en el plazo de unos pocos cientos o miles de años.  El desarrollo de armas sofisticadas que pueden destruir enormes territorios podrían poner en peligro nuestra propia supervivencia como raza humana.

Así que, desde mi punto de vista, la probable solución a la paradoja de Fermi es esta: no es posible desarrollar un mundo que tiene el poder de destruirse a sí mismo. Cuando el crecimiento de la ciencia y la ingeniería supera inevitablemente el desarrollo de experiencia política, el desastre y la autodestrucción es inevitable. La exploración del Universo necesita soluciones globales de colaboración de toda la humanidad. Cuando esto ocurra entonces quizá ya no seremos un peligro para los demás como somos ahora. Una banda armada de saqueadores que periódicamente se mata entre ellos mismos por recursos y por sus creencias.

Anuncios

2 respuestas a “La botella Nº 92: “Nosotros, ellos y la paradoja de Fermi”

  1. Según empecé a leer este texto, no podía dejar de pensar en porqué iban a querer visitarnos los extraterrestres….
    Sinceramente, no creo que haya nada atractivo en nuestro mundo actual que invite a algún ser extraño a que nos visite.
    Tu mismo acabaste escribiendo algo parecido a lo que yo pensaba: ¡somos un peligro para nosotros mismos! Pues imagínate para los demás!!
    Si yo fuera extraterrestre, procuraría con todas mis fuerzas permanecer lejos de estos tiranos y salvajes, que siglo tras siglo, se han dedicado a hacer el mal, a destruirse los unos a los otros, por un motivo u otro…..es lamentable.
    Igual me pienso lo de pedir el asilo político en la estrella de Tabby 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s