La botella Nº 48: El misterio de la belleza o una historia de Halloween…

Scarlet Johansson
La actriz Scarlett Johansson: ¿la mujer más sexy del mundo?

¿Es guapa o no es guapa Scarlett Johansson? Ella es considerada como uno de los símbolos sexuales de Hollywood y aparece en las listas de las mujeres más deseadas del mundo. Fue nombrada la «mujer viva más sexy» por la revista “Esquire” en 2006 y 2013, siendo la única mujer en ser elegida dos veces por el título. Y la revista “Playboy” proclamó a Johansson «celebridad más sexy».

Miro una foto suya y pienso que detrás del maquillaje, del glamour, de la espectacular alta costura, está una chica absolutamente normal que a mí, personalmente, no me llamaría nunca la atención. Y con todo el respeto a la famosa actriz, tengo que decir que todas las mujeres que yo he tenido el honor, la suerte y el placer de conocerlas a lo largo de mi vida, eran mucho más guapas que ella. Podría ser una mera anécdota, para gustos están los colores, no se puede gustar a todo el mundo, ¿pero cuál es el secreto de la belleza?


Dicen que Darwin estaba obsesionado con la cola del pavo real. Su teoría de la selección natural no podía explicar la evolución de una característica que era un defecto que entorpecía el movimiento y ponía en peligro la supervivencia del animal. Y formuló la explicación llamada “selección intersexual”. A groso modo consiste en un mecanismo bilógico que desarrolla características especiales para atraer a los individuos del sexo opuesto. Cuanto mayor y más vistosa es la cola del pavo, mayor atractivo sexual tiene para las hembras. Pero lo que la hembra elige sin saberlo, es el número de ocelos de la cola del macho que garantiza mayor salud y capacidad reproductiva. Los genes que determinan ambas cosas son los mismos.

Y al parecer los humanos tenemos un mecanismo de elección parecido. Los varones de prácticamente todas las culturas y razas se sienten especialmente atraídos por la figura femenina cuya relación entre el diámetro de la cintura y el de cadera es de 0,7. Es el modelo ideal del cuerpo femenino. El resto de factores pasan al segundo plano si se mantiene la mágica proporción 0,7. Hay datos que indican que las mujeres con esas proporciones tienen en general mejor salud, son menos propensas a las enfermedades cardiovasculares o el cáncer y son fértiles. Parece ser que los varones también, sin darnos cuenta, estamos eligiendo el potencial reproductivo y la salud de la hembra. Hay mecanismos similares que funcionan en sentido inverso que podrían indicar la ausencia de algunos problemas de salud y garantizar la supervivencia de los críos. Unido a la explicación del amor que nos proporcionan los estudiosos de la neurociencia y psicobiología, como una descarga fortísima de dopamina en el cerebro, surge una triste pregunta. ¿Nos engaña la naturaleza al inclinar hacia lo que sentimos cuando en realidad nos está orientando hacia la pareja con la que más y mejor podríamos procrear? ¿El lazo entre las personas más fuerte que jamás ha existido en la faz de la tierra se explica con la relación de endorfinas y encefalinas?

Horrorizado estoy pensando, viendo la evolución de la industria biotecnológica, que tarde o temprano algún emprendedor iluminado con la ayuda de los “business angels” y el capital de riesgo creará la “píldora del amor”, convirtiéndose en la estrella de los fondos de inversión. A todas las personas que nunca han tenido la suerte de experimentar el amor se les proporcionará la “viagra emocional” para conocer las increíbles sensaciones de estar enamorado. Y cualquiera, que nunca podría haber tenido ese sentimiento en la vida real y con una persona de carne y hueso, tendría el acceso a la “sensación del amor” en su cerebro y otras partes de su cuerpo por una simple descarga de dopamina como consecuencia de los cambios físicos y químicos producidos por la “píldora del amor”. Para el resto de las sensaciones estará la pornografía digital 4.0 y la realidad virtual que hará imposible para nuestro cerebro distinguir la realidad de la ficción. ¿La masturbación física, emocional e intelectual es lo que espera la humanidad en el futuro? Seguramente es mucho menos problemático que mantener una relación con un ser humano vivo. Estoy seguro que los creadores del “amor virtual” tendrán muy presente la proporción 0.7 en su mundo de los clones. Menor complejidad y la variedad casi infinita de placeres: ¿quién da más?

No lo pongo en duda la influencia de 0.7 en las decisiones pasionales y amorosas del hombre. Pero también existe otro número también mágico que es el 3,14. Cualquier esfuerzo práctico por dividir el diámetro de un círculo en su propia circunferencia solo puede resultar en fracaso. Tal procedimiento sólo puede ser teórico en su naturaleza, e intentar obtener su valor “racional” solo conllevará a frustración. El número Π que los hace posible es un número irracional, infinito y no sigue ningún patrón predecible. Como el Amor. Pero sin él el progreso sería imposible. Y quien sabe si es el número Π puede también explicar los diferentes patrones del amor y sexo, que aunque tengan mucho en común, funcionan de modo diferente y dependen de mecanismos cerebrales y hormonales también diferentes. Ambos tipos de motivaciones, la amorosa y la sexual, demandan siempre la urgente satisfacción. Pero una de ellas suele saciarse con el coito, mientras la otra puede durar inexplicablemente años o… toda la vida.

Decía Einstein que la realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente. No sé si somos rehenes o no de los objetivos de la teoría de evolución y de nuestro cerebro capaz de fabricar la infinidad de ilusiones. Incluidos también las más gratificantes. Independientemente de las etapas y las circunstancias de nuestras vidas, hagamos o no cosas extravagantes e increíbles inducidos por la desbordante fogosidad, siempre nos queda la deslumbrante estela que deja una persona muy concreta en nuestros corazones. Y me niego aceptar que detrás del vínculo pasional y amoroso está únicamente el objetivo de procrear. Para tener una descendencia saludable sería suficiente follar con cualquier hembra objetivamente sana. No es necesario hacer el amor con la persona que, por razones las que sean, se haya convertido en especial para nosotros. Ninguna experiencia humana supera a la de estar enamorado. Ningún otro lazo entre las personas es más fuerte que el que crea el amor.

¿Y qué opinan mis queridos lectores? Especialmente aquellas que han compartido conmigo algo más que una simple conversación….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s