La botella Nº 44: ¿Es el EURO una trampa peligrosa para la recuperación económica?

https://i0.wp.com/www.french-news-online.com/wordpress/wp-content/uploads/2014/01/Quarterly-Report-on-the-Euro-Area.jpg

Leyendo el Informe de la Comisión Europea sobre el estado de la moneda única que fue publicado la semana pasada, me acorde de la frase de Gabriel García Márquez: “la sabiduría es algo que llega cuando ya no sirve de nada…”

Por fin Bruselas admite que la estructura de la Unión Monetaria es deficiente y prácticamente poco efectiva. La gestión de la crisis bajo el dictado de Alemania y Holanda, junto con otros errores políticos de los países periféricos de la UE, ha agravado la situación hasta tal punto que el futuro del Euro a medio y largo plazo puede estar bajo sospecha. Es decir, que el euro sigue siendo una apuesta casi tan arriesgada en 2015 como en 2008. ¿Para qué entonces ha servido tanto esfuerzo y tantas penurias de algunos países europeos si estamos prácticamente en el mismo punto de salida que al inicio de la crisis?

Hay que reconocer la inusual valentía y sinceridad del Informe publicado por Bruselas. Reconocer que la zona euro es la peor zona económica después de países emergentes tiene una especial importancia para entender los que nos espera próximamente. Y también tiene tintes de un golpe de autoridad: o se hacen las cosas que los políticos europeos solo prometen y luego no hacen, o volveremos a ver de nuevo las fronteras y divisas nacionales. Los interesados pueden ver el Informe “Quarterly Report on the Euro Area” aquí:

http://ec.europa.eu/economy_finance/publications/qr_euro_area/index_en.htm

Resulta que la mantra de que la protección del euro ayudó a los socios de la moneda única a amortiguar las consecuencias de la Gran Recesión del siglo XXI se parece más a las pruebas trucadas del Grupo Volkswagen. Estados Unidos pronto va a finalizar su largo ciclo de expansión económica, mientras que Europa todavía esta digiriendo los efectos de la caída de “Lehman Brothers”. La pésima recuperación de la zona Euro es la más débil comparando con otras etapas de nuestra historia. El Informe presentado por el Departamento de Asuntos Económicos revela que la recuperación de los países europeos de la zona Euro ha sido más lenta y más dolorosa que la de esos mismos países en las crisis de los años 1980 y 1990, cuando mantenían su propia divisa.

El Director General de Asuntos Económicos de la Comisión europea, el Sr. Marco Buti dijo que: “La recuperación de la zona euro ha sido débil tanto en comparación con sus propios estándares históricos, como en comparación con la recuperación de otras economías avanzadas”. Las diferencias con Estados Unidos son conocidas, pero el informe elaborado por la Comisión Europea revela otro dato aún más atroz: es el corsé de la propia Unión Monetaria con sus graves carencias estructurales es la principal causa que impide la salida definitiva de la crisis.

Pero el efecto verdaderamente devastador, aparte de los fallos estructurales y coyunturales, se consigue con la inaptitud y bajísimo nivel de la clase política de los países más afectados como España, Portugal, Irlanda o Grecia. Miren atentamente como transcurre la campaña electoral española: fijase en los partidos tradicionales del bipartidismo de este país. Nadie quiere mencionar que la ralentización económica de la zona Euro obligará a aprobar nuevos y severos recortes en 2016. Solo por seguir mintiendo de manera tan descarada son una panda de sinvergüenzas independientemente de los siglos políticos de cada formación. Pretenden engañarnos nuevamente haciéndonos creer que vivimos en el mundo de Alicia en el País de las Maravillas. Los recortes son inevitables. Los presupuestos aprobados del estado español no concuerdan con la realidad económica de la zona euro y con las exigencias de la Comisión Europea.

Qué podemos esperar de un Gobierno, cuyo Ministro de Industria se ha inventado el “impuesto al sol”, conocido hasta ahora al nivel mundial únicamente en la serie televisiva de los “Simpson”, cuando el malvado dueño de la central nuclear puso el mismo impuesto. El mismo Ministro español que, mientras en otros países europeos los gobiernos exigen al Grupo Volkswagen asumir responsabilidades por la mayor estafa de la industria automovilística europea, es incapaz de articular una política coherente de su ministerio, que se parece más a la sucursal de la multinacional alemana en una república bananera.

Las consecuencias de los fallos estructurales de la moneda única, unidos al bajísimo nivel de los políticos europeos, especialmente en los países del Sur de Europa, han tenido efectos devastadores. Según el informe, la economía europea ha estado sometida, además, a una fuerza centrífuga sin precedentes y el impacto entre los socios ha sido mucho más dispar que cuando no compartían moneda, para desgracia de los países más afectados. Entre 2011 y 2014 las divergencias cíclicas entre los Estados miembros alcanzaron niveles jamás vistos en las etapas similares del ciclo de actividad en los años 1980 y 1990 del siglo XX.

Y lo peor es lo que nos espera. La zona euro se expone a un estancamiento secular prolongado en el tiempo. E incluso si se libra de esa pesadilla, podría estar condenada, como mínimo, a “un crecimiento potencial que probablemente será inferior al de la mayoría de las economías avanzadas”. Lo más dramatico es que el origen de esa cruda realidad no se encuentra simplemente en los excesos de deuda o en las burbujas inmobiliarias. Según Bruselas, a esos desequilibrios macroeconómicos se les ha sumado la ausencia de mecanismos anticrisis y de instrumentos para compartir riesgos. Y no los hay, porque los países de la zona euro son incapaces de ponerse de acuerdo para impulsarlos. El auténtico shock económico, como señala el documento, ha creado la ausencia de una política económica común en el Continente europeo. ¿De qué Unión Europea estamos hablando entonces? ¿De qué moneda común? ¿Tienen el sentido común los políticos europeos? Pobre Mario Draghi, lo que tiene que callar este hombre, viendo a algunos energúmenos acudiendo año tras año a las cumbres europeas…

La crisis económica en la zona Euro también se agravó por un proceso de consolidación presupuestaria mucho más acelerado y totalmente desequilibrado en la zona euro que en otras economías avanzadas. El documento se abstiene de recordar que esas prisas fueron impuestas por algunos socios para que cada país asumiese el coste de su crisis sin establecer mecanismos comunes para sufragarlos.

El informe revela las contínuas mentiras de algunos políticos españoles en la compaña electoral y dice los siguiente: “la zona euro parece atrapada en un círculo vicioso en el que el desapalancamiento lleva a una persistente debilidad de la inversión y a un frágil crecimiento, que a su vez limita el desapalancamiento y frena aún más la inversión”.

Ha llegado la hora de la verdad. La Comisión Europea constata que debe completarse la arquitectura de la Unión monetaria por encima de los intereses partidistas o nacionales de los países miembros de la zona Euro. Últimamente se han dado dos pasos importantes, pero insuficientes para la situación límite como la actual: la creación del Mecanismo Europeo de Estabilidad, que puede conceder préstamos a los países en dificultades, y se ha iniciado tímidamente la Unión bancaria. Pero el proceso es muy lento y la Unión monetaria sigue incompleta. ¿Hasta cuándo?

En cierto modo depende de nosotros. Menos mal que todavía nuestro voto tiene algún valor. Decía el famoso poeta y crítico francés Nicolas Boileau: “Por muy necio que uno sea, siempre hay un necio mayor que lo admira”. Y lo vota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s