La botella Nº 43: La reflexión sobre un oso, un Embajador y dos premios Nobel.

https://i1.wp.com/cdn.static1.rtr-vesti.ru/p/xw_1161449.jpg

Hace unos años el Embajador de la Federación Rusa en el Reino de España se quejaba que los españoles tenemos muchos prejuicios y desconocemos cómo es la vida real de los rusos. Me dijo: “Te imaginas, hay gente culta en España que espera ver osos paseando por las calles de las ciudades rusas”. ¡Increíble! ¡Una aberración sin precedentes! La gente culta en España debe saber que los osos salvajes en Rusia no pasean por las calles, ¡lo hacen por los Centros Comerciales!


Eso es lo que exactamente pasó anteayer en el centro comercial ubicado en la ciudad rusa de Khabarovsk. Un oso salvaje estaba vagando tranquilamente por las calles de la ciudad hasta que, alertados por las llamadas de los transeúntes, varias patrullas de la policía empezaron a perseguirle. El oso decidió entonces esconderse de sus perseguidores en el Centro Comercial más cercano, y vagó durante media hora por sus pasillos hasta que consiguió abrir una puerta y salir al exterior. Dicen que, algunas personas que se encontraban en aquel momento en el interior del Centro Comercial, pensaron que se trataba de alguna acción comercial, una especie de publicidad excéntrica, tan de moda en Rusia ahora, como lo demuestra también su política exterior.

La mayoría de las cajeras se escondieron asustadas. Pero también hubo un cliente ebrio que quería un “selfie” con el pobre animal. Los gritos de la gente asustaron más al oso que al hombre borracho que quería una foto original. Vivir la vida real para ser protagonista en Facebook es más triste de lo que parece. El oso salió corriendo hacia un parque cercano, pero luego decidió esconderse en una guardería. Menos mal que por la noche estaba vacía. Estaba exhausto, furioso y asustado al mismo tiempo de tantos gritos y teléfonos móviles grabando su paseo. Finalmente un francotirador de la policía rusa mató al animal de varios disparos. La cadena de televisión local “MestoproTV” mostró un vídeo con el recorrido del oso por el centro comercial antes de ser abatido. Lo pueden ver aquí:

Las autoridades rusas investigan si fue necesario dar muerte al animal. Encerrado en la guardería y custodiado por la policía no presentaba ningún peligro para nadie. Al parecer debía tener dos o tres años. Pero ya sabemos qué dijo Oscar Wilde: “todo es siempre posible, menos que Rusia cambie”. Y en Rusia desde hace muchísimos años antes disparan y luego preguntan. La revolución bolchevique es un claro ejemplo. Y me temo que la actualidad también.

En realidad cualquier persona que conoce de alguna forma la historia de Rusia estará de acuerdo con el escritor, poeta y dramaturgo irlandés. Pero confieso, es triste. Especialmente doloroso ver las similitudes del discurso de los dos premios Nobel de literatura: de Aleksandr Solzhenitsin en 1970 y de Svetlana Alexievich en 2015. Medio siglo después el tema del “Archipiélago Gulag” sigue siendo actual a pesar de ciertos cambios de la sociedad postsoviética.

Si los libros de Solzhenitsin son conocidos en el occidente, la obra de Alexievich es prácticamente desconocida en España. Aunque es una escritora bielorrusa-ucraniana, su idioma materno es el ruso y tiene profundas raíces soviéticas, para bien y para mal. Como Fiodor Dostoievski trataba de descender al infierno para conocer el alma del ser humano, los dos premios Nobel de la literatura, cada uno a su manera, explican el comportamiento de “homo soviéticus” en situaciones extremas. Y las lágrimas que caen son amargas, pero aún más lo son las que no consiguen caer…

Dicen que el Premio Nobel de literatura está demasiado politizado, que Svetlana Alexievich ha sido galardonada exclusivamente por los testimonios de víctimas de guerra, de los campos de concentración, de Afganistán, de Chernóbil y de la reencarnación actual del “Imperio Rojo”. No sé qué decirle a los críticos de esta escritora contemporánea. Indudablemente el espectro social está omnipresente en su obra y de forma constante. Pero es el mismo leitmotiv que une a las tradiciones indispensables de la literatura rusa. Y son cuanto menos esenciales para el patrimonio de la literatura mundial.

Diga lo que diga el Embajador de la Federación Rusa, las personas cultas en España sabemos que los osos salvajes de vez en cuando pasean por las calles rusas. Y los liberales demócratas humanistas todavía también. Ambas especies son difíciles de ver, pero existen. Y no es necesario que les disparen a bocajarro.

Algún día el sentimiento antioccidental desaparecerá del espacio post soviético junto con la salida de los líderes actuales. Empujado de la miseria de la perestroika de Gorbachov y del libertinaje mafioso de la época de Yeltsin hacía la reencarnación de “homo postsovieticus” personalizado por la política de Putin, el péndulo de la historia contemporánea volverá a su estado natural, el centro. No parará nunca el vaivén geopolítico ruso, pero entonces Rusia será mucho más atractiva y abierta al mundo.

Y por tanto, mi querido Embajador, no se avergüence ni de los osos paseando por las calles rusas, ni de la “oposición pagada por el occidente” ni de los “homosexuales antinaturales”. Mire lo que tenemos aquí: entre Rajoy, Más, Sánchez e Iglesias, solamente se salvan las féminas bellezas del partido de Albert Rivera que, como dijo un comentarista, antes del voto uno quiere proponerles el matrimonio. Y, anqué no tenemos osos vagando por los centros comerciales, tenemos a los toros corriendo por la calle de la Estafeta y atrayendo a turistas de medio mundo. Por favor no maten a los animales. Y tampoco a los que no quieren formar parte del rebaño actual en su país. La diversidad es rentable, y mucho más ahora con la crisis de materias primas. Créanme, sé algo de negocios.

¿Y qué opina mi lector?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s