La botella Nº 34: La estafa del Grupo Volkswagen o…. ¿Qué estafa? Está todo OK.

https://i1.wp.com/cdn02.ib.infobae.com/adjuntos/162/infografia/013/416/0013416805.jpg
Infografía explicativa prestada con el sincero agradeciendo a sus autores.

Tarde o temprano Volkswagen tendrá que llamar sus coches a la revisión para sustituir el software trucado. Indudablemente. En Estados Unidos. Son cientos de miles de vehículos en el mercado norteamericano. Y pagará cuantiosas indemnizaciones, probablemente vía acuerdo extrajudicial. Al otro lado del charco. ¿Y en Europa? Son millones de coches afectados. ¿O no? Aquí puede comenzar la magia de jurisprudencia en los labirintos de la Comisión Europea.

No es casual que Volkswagen ha subrayado que las “irregularidades detectadas” no afectan a la seguridad del automóvil. Los coches pueden circular perfectamente. Es un tema exclusivo de emisiones. Y ahora va la pregunta de millón: ¿y si Volkswagen no habría cometido ninguna irregularidad en Europa?

La legislación europea sobre las emisiones de NOx es muy difusa. Mucho más atención se prestó en su momento al CO2. Las consecuencias en nuestro continente no tienen por qué ser las mismas que en Estados Unidos. Por tanto, ¿qué viola concretamente la detección del software fraudulento en los motores EA 189 de vehículos del Gripo Volkswagen en Europa?

Parece mentira, pero todavía no hay una respuesta homogénea a esta pregunta. Probablemente incluso no sucederá nada. Ni indemnizaciones, ni llamadas a revisión. A lo mejor una multa única a la Comisión Europea con un concepto creativo y el asunto cerrado. Dentro de 10 años la mayoría de los coches que llevan la centralita trucada acabaran en el desguace. O incluso antes si se legisla de forma adecuada. Si resulta que el Grupo Volkswagen no tendrá que corregir sus motores ni pagar las indemnizaciones a sus clientes, el hecho tan escandaloso puede perjudicar la marca… a corto plazo, pero sus acciones se valorizarán de forma muy importante. Y eso, amigo mío, lo que cuenta.

Al Grupo Volkswagen en Europa no le faltan las bases para una brutal demostración de fuerza. Negociando con la Comisión Europea puede salir airoso perfectamente. ¿Acaso algunos bancos no eran demasiado grandes para caer? Ahora lo vamos a ver qué sucede con el principal grupo automovilístico del país más fuerte de la Unión Europea. Por ejemplo, ¿y si se pone encima de la mesa el factor de miedo? Digamos que las severas indemnizaciones en Europa harán bajar las acciones en el mercado bursátil, haciendo el buque insignia de la industria alemana atractivo para ser opado por empresas chinas. ¿Está la UE dispuesta que el “know-how” puntero y todo el potencial de la I+D+i acabe en manos chinas? O peor aún: ¿en manos del malvado Putin? Es un escenario posible. El gobierno alemán no posee la acción de oro en el Grupo Volkswagen para protegerlo de opas hostiles. ¿No se explica así en parte la prematura revalorización de las acciones de Volkswagen en plena tormenta con un final todavía muy incierto?

También el Grupo Volkswagen puede poner encima de la mesa la promesa de contratación indefinida de nuevos trabajadores en sus factorías en Europa. Especialmente en países azotados por el altísimo paro juvenil como en España. ¿Combinando el factor de la “seguridad nacional” con el “factor de desempleo” y “factor nuevas inversiones” todavía alguien piensa que la UE va a defender los intereses de los propietarios descontentos de algunos vehículos del Grupo Volkswagen?

Por las informaciones que lanza la marca alemana, y las explicaciones dadas hasta la fecha, creo que la solución será muy cómoda para el Volkswagen. Y la posible sanción muy descafeinada. Seguramente alguien en la Comisión Europea opinará que semejante atropello de los derechos del consumidor en la UE puede costarles el sillón. Entonces pedirán a los padrinos, perdón, ejecutivos de Volkswagen que sean más piadosos y más creativos. La nueva interpretación de la política europea dice que la mujer del César puede no ser honesta, pero tiene que parecerlo. Indudablemente.

Se me ocurre el siguiente escenario. Una vez aclarado a más alto nivel político europeo que el Grupo Volkswagen es demasiado importante estratégicamente para la UE para sufrir mucho. Solo se hará un lavado de cara. El Grupo Volkswagen ya nos ha informado que se encargará de acarrear con todos los costes que conlleve este escándalo. Si fuera necesaria la llamada a revisión, su red de talleres se encargaría de realizarla. Consistiría únicamente en una reprogramación del software. Evidentemente, los milagros no existen. El resultado será la pérdida de prestaciones según los ingenieros. Es lógico pensar que se perderán prestaciones y que los consumos aumentasen. Volkswagen minimizará los daños colaterales. Y ofrecerá como compensación una ampliación de garantía. Es lo más económico y suena atractivo para el propietario del coche afectado. Y para rizar el rizo, la oferta puede incluir las revisiones gratuitas con el cambio de aceite y de filtros incluido. ¡Genial!

A la marca ésta solución le saldrá baratísima y muchos clientes se acogerían a ella encantados. A cambio firmarían que no tienen ya nada que reclamar a la marca. A los más “duros” se ofertará una sobretasación de su vehículo usado por cambiarlo a otro Volkswagen nuevo (o a cualquier otro modelo del Grupo). Y el coche usado del cliente con la centralita trucada acabara siendo revendido a cualquier país africano con pingues beneficios. ¡Somos listos, vaya!

De momento es una hipótesis personal mía. Es importante recalcar este punto. Los indignados son unos fracasados. Unos románticos que no tienen ni idea cómo hacer grandes negocios. Y estafar a lo grande, es un negocio que hay que saberlo hacer bien si quieres ser el amo del mundo. Y hay que tener el olfato como la mayoría de los políticos. Los pringados terminan en la cárcel. Y a los ganadores no se les juzga. Cruel, pero cierto. No hay más que fijarse en la historia de la última crisis económica y financiera mundial.

En cualquier caso, las consecuencias de la estafa del Grupo Volkswagen no necesariamente han de ser dramáticas para nadie. Es asombroso, pero es así. Me siento estúpido por haber tardado varios días para llegar a esta conclusión. Ganarán todos: el Grupo empresarial que ha estafado, el político que ha conseguido nuevos puestos de trabajo y nuevas inversiones, el usuario que tendrá la posibilidad de ahorrar en el mantenimiento de su coche o podrá cambiarlo por otro nuevo en las condiciones más ventajosas. Y los más duros, los que luchan por sus principios, que les den por… Bueno, les pueden dar de varias formas.

En fin, ¿qué puedo añadir? ¡Triste época la nuestra! Decía Albert Einstein que es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. No lo dudo. Pero aún más difícil es explicar a nuestros hijos el concepto de la justicia.

Para más información:
La botella Nº 46: Localizado un nuevo software “extraño” en los vehículos diésel Volkswagen previstos para la venta en 2016. Y el Grupo Volkswagen ficha a una nueva estrella para la defensa.
La botella Nº 45: La estafa del Grupo Volkswagen y la revolución de los fiscales europeos
La botella Nº 41. El origen del fraude del Grupo Volkswagen
La botella Nº 40. El fraude del Grupo Volkswagen: ya está disponible la consulta On-Line de Volkswagen para los afectados
La botella Nº 39. El golpe de gracia que puede hundir el Grupo Volkswagen
La botella Nº 38: La Estafa: ¿Y si el Grupo Volkswagen está preparando una quiebra ordenada?
La botella Nº 37. La Estafa del Grupo Volkswagen: ¿Cómo saber con mayor certeza si estoy afectado?
La botella Nº 36: Volkswagen España: el triste ejemplo de un doble fracaso.
La botella Nº 33: El Grupo Volkswagen no detalla la lista completa de marcas y modelos afectados tal y como se esperaba. ¡Y Suiza prohíbe la venta de coches afectados!
La botella Nº32: la profunda Decepción con el Comunicado oficial del Grupo Volkswagen
La botella Nº31: El fraude del Grupo Volkswagen: el número de la bestia EA189: nuevos modelos afectados y la desatención de la marca en España.
La botella Nº 29: El escándalo en Grupo Volkswagen: la mentira como herramienta de venta… ¿y de vida?
Anuncios

One response to “La botella Nº 34: La estafa del Grupo Volkswagen o…. ¿Qué estafa? Está todo OK.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s