La botella Nº 23: El inalcanzable Smartphone más difícil de comprar

Imagen prestada con agradecimiento de http://theguiltycode.com

“La sorpresa es el móvil de cada descubrimiento”. Esta frase pertenece a Cesare Pavese, uno de mis novelistas italianos favoritos. Y encierra un juego de palabras esencial para comprender el éxito empresarial de una innovadora empresa tecnológica que fabrica, en términos reales, el mejor Smartphone del mundo.

En toda sorpresa inesperada siempre hay algo que nos acerca a la sabiduría y a la esencia de la vida, porque las verdaderas conquistas comerciales encierran en sí muchos de los secretos del mundo. Y este hecho me ha llamado poderosamente la atención y no es ningún publirreportaje. Es una clase magistral sobre las técnicas innovadoras de fabricación, lanzamiento y promoción de un moderno producto.

El terminal de gama alta, que en estos momentos tiene una cola de espera para poder comprarlo de casi 4.000.000 de personas, no es un iPhone, ni tampoco un Samsung y ni siquiera un HTC o LG. Lo fabrica una compañía china y se llama OnePlus 2.

http://www.lavanguardia.com/tecnologia/moviles-dispositivos/20150828/54436050513/oneplus-2-el-telefono-mas-dificil-de-comprar.html

¿Qué sabiduría y qué esencia de la vida contiene este móvil chino? Las respuestas son varias. En primer lugar la altísima calidad a precio muy ajustado. Su primera versión lanzada el año pasado ya sorprendió al mundo con sus máximas prestaciones. La segunda lo ha mejorado aún más: ahora tiene la mejor cámara para móviles. Con un sensor de 13 megapíxeles y puntos receptores de luz de gran tamaño, unido a un preciso enfoque láser y un sistema de estabilización óptica, proporciona unas fotografías de gran calidad. También cuenta con un lector de huellas dactilares, tiene 4 GB de memoria RAM, permitiendo manejar cualquier aplicación o juego por muy exigente que sea y tiene un potente procesador Snapdragon 810 de ocho núcleos con arquitectura de 64 bits. El semejante despliegue tecnológico lo convierte el OnePlus 2 en uno de los móviles más potentes del universo Android. Y todo a un precio inferior a 400 euros.

La segunda sorpresa, pero no menos importante, es la sabia política de su comercialización. No se puede comprar fácilmente. La venta se basa en la red de contactos, invitaciones y concursos. Venderlo por este complicado sistema puede desanimar a posibles clientes interesados, pero permite al fabricante ajustar a la perfección los precios y los presupuestos de fabricación, la capacidad de atender la demanda y garantizar la viabilidad del stock. Y para que los futuros clientes no se marchen a la competencia, entra en el juego la magistral clase de marketing contemporáneo – jaque y mate al maestro Apple.

Los responsables de marketing de OnePlus 2 han utilizado la estrategia de Cupertino para conquistar a los clientes – convencerles que consiguen un móvil que no tiene casi nadie. Se trata de acrecentar el deseo como factor irracional de compra, una estrategia de la que Steve Jobs ha sido acusado en numerosas ocasiones. Lo han empleado este truco basándose a las redes sociales, dando la imagen de una empresa más joven, más dinámica y más abierta. Es el jaque. Y el mate llega con la relación calidad/precio: a años luz de los desorbitados precios que cobra la empresa de la manzana mordida a sus clientes. Y me atrevo afirmar – proporcionando igual o incluso mayor calidad. Como directivo que soy, solamente puedo felicitar a mis colegas de OnePlus por el magnífico trabajo hecho.

Y por último. Empecé la historia de hoy con la frase de Cesare Pavese. Su narrativa trata de conflictos de la vida contemporánea, entre ellos la búsqueda de la propia identidad. En el siglo XXI estos temas han cobrado mayor importancia, dando el salto de los círculos intelectuales a los círculos empresariales. ¿Cuáles es la misión de una empresa aparte de hacer el dinero? ¿Vivimos la moda “low cost” de usar y tirar o demandamos los productos de calidad a precios más ajustados? ¿Qué modelo empresarial refleja la sociedad contemporánea?

La última gran recesión mundial provocada por las hipotecas subprime no era solo una crisis financiera. La codicia, el engaño, el deseo de obtener plusvalías no justificadas de forma inmediata y sin esfuerzo, eran el reflejo de la crisis de la sociedad en la que nos tocó a vivir. Ha dinamitado la confianza crediticia, uno de los pilares del sistema capitalista. Ahora tenemos que atravesar el duro camino del cambio de la herencia.

El legítimo deseo de crear la riqueza basándose en las leyes de la oferta y de demanda no puede basarse en el engaño. Si ofreces un producto o servicio de calidad a un precio ajustado, tarde o temprano triunfarás. Este axioma tan antiguo como el propio mercado ha sido cuestionado por los promotores de la ingeniería financiera con pelo engominado, trajes caros, maletines de cuero y coches flamantes que solían ir en manada por los distritos más prestigiosos de las capitales del mundo.

No pasa nada por encajar en esta descripción, pero la excitación se agota rápidamente si dentro no hay sustancia que la alimente. Y con los proyectos empresariales hoy pasa lo mismo – se agotan rápidamente si no tienen un verdadero valor. Y como decía mi profesor de la información económica, Luis Vicente Muñoz, solo un necio confunde valor con el precio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s