La botella Nº11. La patente de un avión revolucionario europeo capaz de posicionar a la UE en la vanguardia mundial

Airbus. Concepto del jet supersónico

Cuando en el 1976 el “Concorde” comenzó operar vuelos comerciales con la inauguración de las rutas Londres – Bahrein y Paris – Rio de Janeiro, continuando luego con los vuelos regulares entre Londres y París con Nueva York, eran otros tiempos. Con sus tinieblas, pero con mucha más ilusión. Tiempos de grandes planes, de imposibles sueños, de políticos de la talla de Valéry Giscard d’Estaing y de Helmut Schmidt.

Hoy han cambiado muchas cosas. El muro de Berlín ha caído, pero en su lugar se levantaron muchos otros – los peores en la mente de los europeos. No tenemos sueños ambiciosos, no tenemos políticos carismáticos, y prácticamente ningún proyecto europeo que nos ilusione de verdad. Hasta la moneda única es un foco de tensión permanente. Los vuelos supersónicos han dejado paso a “low-cost” en todas las facetas de nuestras vidas.

Pero la noticia publicada hoy traspasa las fronteras del mundo aeronáutico y nos proporciona una pequeña esperanza. El fabricante aeronáutico europeo Airbus ha registrado la patente de un avión revolucionario que podría volar 4,5 veces más rápido que la velocidad del sonido y conectar Madrid y la ciudad de México en unas tres horas o recorrer la distancia que separa Londres y Nueva York en apenas una hora.

Sigue leyendo